Santander

Como decía la canción... Santander, eres novia del mar, laralá laralá. La ciudad que hace 34 años me vió nacer -bueno, casi 35 que cumpliré el 24 de este mes ,día de la Merced-, y que por supuesto celebraré muy especialmente.
Capital de Cantabria, una región en el norte de España. Entre Asturias y el País Vasco. La Costa Esmeralda, bien llamada por el verdor de sus parajes, que contrasta con sus acantilados y su bravo Mar Cantábrico.
Esta ciudad, mi ciudad, ni grande ni chica pero con toda clase de atractivos. Sobre todo su bahía, una de las más bellas, rodeada de montañas y playas. Merece la pena visitarla y dar una vuelta en barca por ella. Qué decir de sus paseos: está el Paseo Marítimo que recorre la bahía; luego sigue por la parte superior de las playas por la Avenida de Reina Victoria, llegando hasta la Península de la Magdalena donde se encuentra nuestro Palacio de la Magdalena, una preciosidad situada en medio de un gran parque. Sitio vacacional de reyes cedido a la ciudad para provecho de los ciudadanos y en verano se transforma en la UIMP (Universidad Internacional Menéndez Pelayo). La Península de la Magdalena cuenta con zona de ocio, incluso las zonas verdes son aprovechadas para que cualquiera pueda ir en plan picnic, o a tumbarse bajo un árbol si lo prefiere. Hay una explanada donde se sitúa un merendero con sus mesas y al lado una zona con columpios, y toda serie de artilugios para los peques. Justo abajo se encuentra la playa de los Bikinis, por si te quieres dar un baño.
Incluso esta zona cuenta con un minizoo donde hay pingüinos y focas. Hay para todos los gustos. La Península es una de las atracciones de la ciudad, es muy frecuentada por los visitantes. Además, para recorrerla dispone de un trenecito llamado el “Madaleno” para el que no quiera andar mucho y en el que cuentan durante el paseo un poco la historia de la zona.
En esta zona se encuentra también uno de los clubs relevantes de la ciudad, la Real Sociedad de Tenis. Por eso en esta zona se han hecho campeonatos internacionales importantes, fomentados por esta sociedad, tales como la Copa Davis.
También aquí se han hecho importantes exhibiciones de hípica, que se repiten todos los años, con gran afluencia de público.
Ya saliendo del paraninfo de la Magdalena, nos encontramos con otra playa llamada el Camello con una gran roca central.

Y luego ya empiezan a verse las famosas playas del Sardinero, la zona más rica de la ciudad. Donde están los jardines de Piquío, el Gran Casino, hoteles, fincas privadas, casonas, chalets, zonas verdes, restaurantes, y un sinfín de cosas más.
También en esta zona está el Palacio de Deportes y los campos de sport del Racing de Santander (mi equipo, por supuestísimo), el estadio del Sardinero. El mejor equipo donde los haya, pase lo que pase. Que estamos en primera aguantando como campeones. Entraremos en UEFA este año, eso fijo, se admiten apuestas. Da la casualidad que este año mandé yo un par de jugadores canarios a ver si se anima la cosa.
Tenemos un palacio de exposiciones, otro de festivales. La ciudad ha crecido mucho en ese sentido y la han dotado de muchos servicios. Hay un montón de centros comerciales a la entrada a la ciudad. Se hizo hace un tiempo un saneamiento de la bahía completo, que fue una obra muy importante, se levantó media ciudad. Aparte de que ha recibido en varias ocasiones las escoba de oro en concepto de ciudad limpia. Es una ciudad bastante segura y tranquila.
Mi marido lo llama” el puebluco“, y la verdad es que es así. Es un pueblo grande, casi todo el mundo se conoce, es cómodo, no hay grandes distancias, es todo como muy de casa.
Podría hablar de muchísimas cosas que tiene la ciudad pero para eso hay guías por ahí chulísimas. Yo sólo he hablado de mi tierruca con todo mi cariño y ahora que estoy lejos es cuando más sé lo que hay allí, pero ¡volveré!, que no crean que se libraron de mí. Todo el mundo va de vacaciones a Canarias, ¿no?, pues ahora vamos a ir de vacaciones a la “montaña“, como se la llaman allá cariñosamente.
Allí veremos mi querido paseo marítimo, con Puertochico, el Paseo Pereda, Castelar, la escuela de vela. En medio de la bahía una lengua de arena (el Puntal), que es la punta de la playa de Somo, al otro lado de la bahía, junto a Pedreña y así un sinfín de maravillas que guarda la ciudad. Sus magníficas vistas con PeñaCabarga presidiendo al otro lado de la bahía. Todo verde al fondo. Y un montón de cosas más que seguiré contando, porque me quedan muchas muchas…

5 comentarios

  1. Merche, no me habías dicho 27? Ahora resulta que son más 35 que 34? ;-)))))))))))

    Hoy te doy 24, por tu frescura y verdor cántabr@!

    Contigo viajo gratis, y eso para un catalán, es fundamental!

    Otro, de complicidad!

  2. Ufff, Cantabria es un paraíso. Y Santander, la capital, una ciudad hermosísima.

  3. En la playa de Somo solemos ver las carreras de caballos. Pedreña es chulísimo. En Ajo nos tomamos unas paellas de no te menees. Laredo… bueno en Laredo estoy un fín de semana sí y otro también.
    Tenía que decirlo.

    Perdón por la intromisión. Por cierto que he llegado aquí cotilleando desde la peich de Jb.

    Un besito!

  4. De intromisión nada Lovely, eres muy bienvenida y me alegra que conozcas mi tierra. Te mereces un besazo. Es una alegría oír hablar de aquello y más con alguien que lo conoce tan bien.
    Espero seguir viéndote mucho tiempo.
    Hasta prontito.

  5. Merche Romero, en España se te quiere


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s