RADIO TAXI,UNA PEQUEÑA GRAN PARTE

El mundo del Taxi, que mundo más sencillo a simple vista y que complicado realmente. Hace dos años, comencé a trabajar en RADIO TAXI azul.Ya sabes,anuncio en el periódico, currículum y a esperar. Primera prueba pasada, te llaman y allí vas toda contenta. ¡ Quien me lo iba a decir a mi¡, ¡han llamado a un montón de gente!, después de la primera selección. Después te hacen una pila de pruebas, entre psicotécnicos (2), prueba de lógica, valoración psicológica, entrevista personal, prueba de emisora para la voz.Y yo pensaba “ ¿Tanto para coger el teléfono y mandar un taxi? ¡Pero que exagerados!” Bueno, pasas la prueba y el puesto es tuyo.Y todo te lo explicas cuando comienzas a trabajar, no es un trabajo sencillo ,pero nada, nada sencillo, además de cansado, estresante y desagradecido en una medida descomunal.

En el mundo del taxi hay tres partes bien diferenciadas, cada una con sus cosas buenas y malas ¡Claro!

1- Los clientes

2- La radio operadora (central)

3- Los taxis.

Yo os voy a hablar desde el punto de vista de la central o de las operadoras, que es la parte que me toca, que conozco bien y que además al estar en medio de las otras dos, por ser una mera intermediaria, conoce algo a las otras dos.

¿Cómo es la vida de una telefonista de radiotaxi? Si partimos de que es un trabajo de servicio, estamos las 24 h, por lo que trabajamos a turnos de 8 horas de jornada; mañana de 7h a 15 h, tardes de 15h a 23 h y las noches de 23h a 7 h. Un horario bastante fastidioso para la gente que tenemos familia, bueno niños, por que el marido se las arregla casi, casi bien solito. No tenemos fiestas, ni días de guardar, si te toca trabajar, te toca.Y cuando te sientas en tu puesto y te pones el pinganillo en la oreja despídete, ya no paras de coger el teléfono y de mandar taxis hasta que te levantas ocho horas más tarde. Bueno salvo los 20 minutos de descanso que tienes, en los cuales sales pitando como una posesa a tomarte una café y desconectar un poco, fumar un cigarrito, y lo haces llueva , truene o relampaguee.

¿Cómo funcionamos? Desde el nacimiento de radiotaxi y hasta el momento, en Santander y hasta que se instale el GPS, cosa que ya se está haciendo. Los servicios los damos a viva voz, somos el GPS que tanto se anhela y persigue por todos. La ciudad esta dividida en zonas y cada zona pertenece a una parada. Para dar los servicios partimos de la parada correspondiente a la zona en la que está ubicada la calle a la que nos han pedido el servicio, en el caso de que no hubiese ningún taxi (móvil) en la parada, pasamos a pedir “zona”, esto es, ver el móvil que está en esa zona y que pueda recoger el servicio, siempre teniendo que saber que móvil está más cerca de la calle en cuestión, para lo que en la mayoría de las ocasiones tenemos que descartarlos uno a uno hasta llegar al que está más cercano, y si en la “zona” no saliese nadie, pedimos “ pasaje” es decir, el que va ocupado y va a dejar cerca de esa calle.

¿Qué debemos saber? Bueno, las calles, sus números,donde están colocados, si a la izquierda a la derecha , o de subida o de bajada, lo primero por que a veces una misma calle puede pertenecer a dos paradas, los pares a una y los impares a otra, lo segundo para luego saber que taxi está mejor para un número en concreto, y también porque algún despistado te dice un número de la calle que no existe. Si son dirección prohibida, de un carril o de dos,etc.También debemos saber puntos de interés, como son restaurantes, bares, museos, centros oficiales, parada de bus, consulados, tiendas de todo tipo, Bingos, centros médicos…e incluso horarios de cierre de algún que otro sitio. En Santander un día de trabajo no excesivo se pueden dar unos 1100 servicios por turno, por las noches, menos los fines de semana que se dan también muchos.

Estos servicios se dan por dos operadoras que trabajamos en cada turno, menos de noche y los fines de semana que somos solo una. ¿Por qué solo dos operadoras si hay tantas llamadas? Pues simplemente por que a la emisora solo puede acceder por una persona, a más a la vez no se las oiría. Para mí el peor turno es el de la noche. Por cierto ahora estoy en ese turno, es matador trabajar de noche,de lunes a jueves no hay mucho trabajo, pero ¡Ah! llega el fin de semana, miles de personas pidiendo taxis, todos en la zona de marcha, todos queriendo su taxi ¡YA!. Tremendo, estresante. ¡Para salir corriendo!

Bueno creo que por hoy es suficiente lo que so he contado, me quiero reservar algo para otro día, os contaré cosas de los clientes, de los taxistas y de alguna que otra función más que hacemos ya que no solo mandamos taxis.¡Ah¡ y alguna anécdota.

Aparte de poner alguna foto, para que veáis como son los taxis de Santander. E incluso, alguna de la Central, mi segunda vivienda por el tiempo que paso allí.

Flores para mis abuelas

Dos floresMañana es el día de Todos los Santos, todos los cementerios de España se verán cubiertos de flores y miles de personas visitarán a sus seres queridos que ya no están entre nosotros.

Yo quiero hacer mi especial visita a las dos mujeres que más he querido, y de las que me enorgullezco. Ellas son; mi bisabuela Engracia y mi abuela Luz. Dos mujeres de órdago, luchadoras, trabajadoras, duras. Nacieron en el campo, cuando la vida no era tan fácil como ahora. Pasaron una guerra civil, donde hubo mucha miseria y mucho hambre.

Ellas criaron a sus hermanos, después a sus hijos, más tarde a sus nietos y por último a sus bisnietos. A mí me criaron ellas. Aún recuerdo a mi “bisa Engracia” como si fuera hoy. Desde que nací conviví con ella. Mi madre por circunstancias de la vida, tuvo que irse a trabajar fuera de la ciudad. Yo pasé a manos de mi abuela y de rebote con mi bisa, que vivía también con nosotros.

Ella siendo pequeñitos nos cuidaba, y defendía, sobre todo de mi abuelo. Hombre de armas tomar, que entendía muy bien la ley del cinto. Aún recuerdo siendo bebé (anécdota que me contaba mi abuela), se quedó la abuela Engracia (como la solíamos llamar) a cuidarme. Mi abuela Luz se fué a trabajar, cuando volvió la escena la siguiente: yo, en el suelo de la cocina envuelta en una toquilla (tendría 3 meses), durmiendo placidamente y mi bisa sentada en una silla al lado mío, dormida igual que yo. ¡El susto que se llevó la pobre cuando la despertaron y vió que no me tenía en brazos!. Se supone que ella me cogió para dormirme y resulta que ella también se durmió; con lo cual, yo me fuí al suelo. ¡ Pero ya vés!, una que tiene la cabeza dura y ni me enteré.

Lo del sueño a mi bisa la jugó malas pasadas. Otro día le tocó el turno a mi hermano. Se quedó a su cargo y él , que era un guindilla, se puso a jugar al escondite. Se metió debajo de una cama y mi bisa se puso a ver la tele, se quedó dormida y mi hermano también. Cuando volvimos, la encontramos toda ofuscada, diciendo que se había quedado dormida y que no encontraba al niño ¡menudo disgusto que tenía!. Mi hermano por aquel entonces tendría unos 5 años. Ella creía haber oido la puerta, no hacía más que pensar que la había abierto y se había ido a la calle.

¡Si la llegáis a ver!, pobrecilla. Revolucionamos a todo el mundo, llamando a los vecinos. Bajamos a la calle. Buscando por todos sitios. Vinieron todas las vecinas de la planta. ¡Menuda movida!. Media calle revolucionada.

Cuál no es nuestra sorpresa cuando de repente vemos a mi hermano salir del cuarto frotándose los ojos, todo sopa, diciendo ¿qué pasa?…..Con el follón se había despertado. Hasta se asustó de ver tanto lío. Mi bisa abrazándolo ¡ayy mi niño!. Todavía me acuerdo y me dá la risa. Pero el susto..morrocotudo.

Tengo muchas anécdotas con ella. Recuerdo de niña, compartíamos cuarto. Ella tenía costumbre de irse muy pronto a la cama y cuando iba yo, la mayoría de las veces estaba dormida. Pero cuando tenía miedo porque había visto una película o cualquier cosa, yo tenía mi truco. Antes de acostarme la movía el hombro y la decía ¡abuela,abuela!, ¿a qué no me cuentas el cuento de la MariCastaña?. ¡No fallaba!, ahí me contaba el cuento completo, y yo me quedaba dormida en un plis plas.

A veces me hablaba de la guerra, de los nacionales y los rojos. Ellos vivían cuando aquello en el pueblo, con lo cuál eso les dejó en la miseria absoluta. A pesar de todo, mis abuelas siempre estuvieron muy orgullosas de que en su casa nunca faltara de comer. Eso hizo que la gente se ayudara entre sí para salir adelante. A mis abuelas las querían mucho y es porque siempre en su casa era bien acogido cualquiera, nunca faltaba un plato de comida, echar una mano a quién lo necesitara. Recuerdo que cuando se fueron a Santander, venían a visitarlas vecinos y amigos del pueblo. Llegué a conocer a una gente estupenda. Tanto a mi bisabuela Engracia como a mi abuela Luz, aunque yo a las dos las llamaba abuelas, las quería todo el mundo. No es de extrañar, ya que nunca he visto a nadie tan bueno, ni tan generoso en todos los sentidos.

Engracia fué la que me puso el nombre que hoy obstento, María de las Mercedes. Ella era muy devota y al igual que ella, nuestros nombres son el santo del día. Su santo y cumpleaños era el 16 de abril. Pobrecilla, murió un 8 de marzo, no pudo celebra su 96 cumpleaños.

Su muerte para mí fué un terrible dolor, yo tenía unos 15 años. Estaba en el baño peinándome, cuando vino mi abuela Luz y me dijo (nunca lo olvidaré), la abuela Engracia se está muriendo…

Días atrás había venido el cura de la parroquia a darle la extrema unción por petición propia. Ella se veía muy malita y creo que sabía que la quedaba poco. Aún así luchó hasta el último momento. Ese 8 de marzo asistí a su muerte, mi abuela y yo la acompañamos en su último momento, al pie de su cama, hasta que expiró.

¡No me lo creía! , no podía ser…mi buelilla. Lloré a mares, nunca hasta aquel momento sentí tanta tristeza. Pero ahora con el tiempo la agradezco haber pasado parte de mi vida con ella, haberme dado tanto y poder decirla lo mucho que la quiero, ella sigue conmigo en cada momento. Un beso abuela Engracia.

Mi otra abuela, Luz, fué la que siguió su  estela, tiró siempre del carro. Una “mujerona” como se suele decir, con mucho genio. Ella nos entendía a la perfección, era la que mantenía la casa unida. Siempre estaba ahí. Ya después, cuando nos fuímos independizando, era el sitio de visita siempre.

Cuando mi abuelo enfermó , ella lo cuidó y aguantó hasta que no pudo más. Mi abuelo sufrió varias trombos, complicadas con un tema de demencia senil. Había que darle la comida a través de una sonda, cambiarlo, etc..Yo cuando podía la echaba una mano, al igual que los demás; pero la mayor parte se la llevó ella. Estuvo varios años así, ya por último tuvo una crisis y del hospital le llevaron a una clínica para enfermos crónicos donde estuvo casi dos años más. Aún recuerdo sus viajes diarios a la clínica. Mi abuelo por último ni la conocía, pero ella ahí estuvo dando el callo hasta el final.

Yo la admiro porque siempre estuvo dándolo todo. Primero con sus hermanos, ella era la mayor y mujer con lo cuál tuvo la obligación de cuidarlos y ayudar en las tareas a su madre. Después con sus hijos, mi abuelo sólo se encargaba de ir a trabajar, y ella del resto. Nosotros, sus nietos, la vinimos de rebote. Incluso estuvo féliz la última parte de su vida con mis hijos; sus bisnietos. Yo orgullosísima de que ellos pudieran disfrutar un tiempo, aunque no fue mucho, de su bisabuela.

Debido a una caída se fracturó una cadera, con lo cual le pusieron una prótesis. Se recuperó enseguida, era una mujer dura. Pero pasado unos años, el desgaste hizo que esa prótesis se moviera. Los médicos decidieron, ya dada su edad, no tocarla otra vez. Según ellos era peligroso, tenía los huesos como “papel de fumar” (palabras textuales) y la operación no era muy recomendable. Ella por entonces tendría unos 82 años, asi que “la mi pobre” tiró como pudo con su muleta, hasta que la movilidad fue nula. La pierna ya no aguantaba y la teníamos que llevar en una silla. A partir de ese momento, fué cuando empezó a pegar un bajón muy grande.

La falta de movilidad la llevó a sufrir un ictus (infarto cerebral), que la dejó muy tocada. Dada su naturaleza, siguió adelante, pero su parte derecha se vió afectada. Gracias a Dios la cabeza le rigió hasta el final, aunque creo que para ella eso fué un sufrimiento. Siempre decía ¡ay, que lata os estoy dando!. Yo la decía, ¡calla abuela!, primero nos cuidaste tú ¿no?, pues ahora nos toca a nosotros.

Duró así tres años más o menos. Cada día sus facultades se veían mermadas, y se fué apagando como una vela. Al igual que mi bisabuela, ella también en un momento de lucidez pidió la extrema unción. Ya no se enteró de mucho más. A los dos días falleció. La echaron a dormir como cada día y por la mañana al ir a despertarla…..

No tengo palabras. Volví a sentir la misma tristeza que había sentido años atrás. Lloraba y lloraba, no podía dejar de hacerlo. Incluso ahora mientras lo recuerdo se me caen unos lagrimones que se me nubla hasta la pantalla.

Estas dos mujeres acompañaron una parte muy importante de mi vida, yo siempre las llevo conmigo. Hoy las quería rendir mi pequeño homenaje desde esta chiquita parte de la blogosfera.

¿Qué pensarán ellas cuando vean esto?, aunque parece que las estoy oyendo…¡¡esta niñaaa!!.

“Furi” para los amigos

Furia…hoy tenía ganas de hablar de mi perrilla. Una amstaff (stanford americano). La historia comienza hace 6 años, cuando a David le regalaron una perrita, era una “cachorrona” preciosa, rubia, con unas orejillas que al caminar la botaban sobre su cabecilla. Tenía unas patonas enormes, con lo cual ya se veía venir la preciosa perra en que se iba a convertir. Fuerte, juguetona, voraz, insaciable y sobre todo muy mimosa.Furia sentada
El padre de David se la regaló por su cumpleaños, el chavalín estaba supercontento, fue el que la bautizó con el nombre que hoy obstenta, su hermana Seneida la quería aún más, pero…vino la mami y dijo: ¡Esta perra me mira mal!, y así es como sin comerlo ni beberlo se fue a ca’suso a parar. Suso o JS, como prefiráis, viviendo por aquella época con una compañera, la acogió como un bebé. La daban de comer con un gotero y un minibiberón su leche, preocupándose de educarla (a veces misión imposible), porque realmente era un torbellino.

Recuerdo cuando me contaba sus “pequeños” trasteos. Se fue comiendo un sofá poco a poco toda la espumilla. Se cargó los cables de la conexión a internet, fué con sus dientecillos poco a poco pelándolos. Un día saltando se fué contra la cristalera de la terraza y rompió un cristal, afortunadamente a ella no le pasó nada, pero el susto fué bueno. Aprendió como se abrían las puertas con la manilla y un día un vecino llamó al timbre de la calle, resulta que Furia estaba allí de paseo.¡Había abierto la puerta de la calle y se había ido a dar una vuelta!, y sin enterarse nadie.

Lo bueno fué un día que a JS se le quedó encima de una mesa una manzana y cuando volvió a buscarla había desaparecido, sin huella, ni pepitas, ni nada…no se volvió a saber lo que había pasado.

Pero lo mejor es su pelotita, que nadie se la quite, eso la trae por el camino de la amargura. Es ver algo cilíndrico y ¡como loca!. Eso sin contar la comida, es devoradora. La encanta la fruta, sobre todo cuando te vé comer manzana, ella siempre espera su troncho, que sabe perfectamente que le va a caer. Cuando la llevamos a donde mi suegro la tiene siempre preparada una manzanita..que devora en 15 segundos, claro. No queda ni el rabillo. Lo coge y ñam ñam todo para dentro.

El melón es otra cosa que la vuelve loca, al igual que los plátanos, pero no se la puede dar mucho. Ella come su pienso, que es lo ideal. Así todo es una perra fuerte, sana y con mucha vitalidad.

Es mimosa hasta decir basta. Todo el día encima tuyo para que la acaricies, es como un gato, incluso a veces hace una especie de ronroneo como diciendo ¡oye que estoy aquí!. Tiene “su sitio”, que es un sofá cama. Allí es donde se tumba a dormitar boca arriba, las posturas que pone son dignas de ver.

Pero la fiesta total es cuando viene mi cuñado Nico, eso es increible. Dá unos saltos a la altura de su cabeza, se le tira encima, se revolca contra él ¡se vuelve loca!. Mi cuñado se ríe con ella un montón, pero al final ya se pone serio porque sino no puede ni entrar en casa. Ella es muy lista, ya sabe que él la trae alguna barrita para perros (la golosina) asi que ya se sienta y espera su premio.

Tiene mucha fuerza, y es muy juguetona, pero a veces hay que tener cuidado porque la verdad es que es de bruta como ella sóla. Es muy paciente con los niños, eso en un perro o en una persona indistintamente es una cualidad. Porque hay que ver que pesados se ponen a veces, y aún así les quiere mucho y ellos a ella por supuesto.

Guardiana de su casa. Os puedo asegurar que como se acerque alguien a la puerta de casa que ella no considere de fiar..buff, se pone a ladrar que es un gusto. No creo que a nadie se le ocurra entrar sin avisar.

El show máximo llega a la hora del baño. Eso si que hay que ponerse un bañador y bañarnos JS, ella y yo, todos juntos. No la gusta nada, y aún así al final se queda encantada. Pero eso es una lucha. Hasta hace poco la llevábamos a una gasolinera cercana que tenía un servicio de lavado de perros. Era un habitáculo con una manguerita y fenomenal. Nos bañábamos todos, pero bien, era espacioso y podíamos agarrarla. Pero el otro día que fuímos estaba averiado. Asi que …bañera de casa. Ay,! que era aquello! , ella intentando saltar fuera, JS agarrándola, yo frotándola con el champú. Os aseguro que hicimos lo que pudimos…y nos bañamos los tres, por supuesto.

Podría contar un sinfín de cosas más, pero creo que todo aquel que haya tenido un perro, gato, o cualquier animalillo en su casa sabrá perfectamente a que me refiero. Ahora mismo la tengo echada a mis pies toda pichi, roncando (porque ronca que se las trae) y con su pelotita al lado, claro.

Furia entró en la vida de JS y con el tiempo entró en la mía. “Mi niña“, como la solemos llamar, forma parte de la casa como uno más. ¿Quién es, la que cuando llegas a casa te recibe con una alegría desmesurada?…Furi

Furia

.

Las comidas de Mensy

Como es costumbre y cada sábado sí, sábado no, nos reunimos todos en casa del papi de JS. El sr. Jose María. Como ya os comenté en otro post, Mensy (la cuñá), nos regala con sus platos una velada estupenda. Sobre todo para mi cuñado Nico, que eso le hace perder los papeles.El pobre hombre se tira toda la semana con su dieta (pan de cereales con una loncha de pavo), para luego perderse un sábado cada quince días y saborear a gusto los platos de “Carmensa”(así llama el a Mensy). Eso sí, luego una buena siestuca y a caminar después para bajarlo todo.

Hoy, como es costumbre, Mensy nos maravilló con su comida. La verdad que pone mucho gusto y cariño a todo lo que hace. Hizo una fuente de lasagna, con una pinta estupenda. En otra fuente unas patatas panaderas al horno con un toque de ajillo. No podían faltar unos minibiscottes con queso roqueford (una especia de cremita que ella elabora), adormados con unas nueces.Fuente de verduras

Para continuar con una remesa de calabacín, pimientos, cebolla, berenjena y champiñones a la parrilla, colocado todo ello en una bandeja redonda para mezclar al gusto. Por supuesto no podía faltar la salsa alioli (famosa).

El colofón final, mi cuñado con sus postres. Hoy tocó tarta de chocolate o de piña, a elegir. Cabe resaltar que nosotros llevamos el pan, ¡que conste!. Y como diría uno que yo me sé..¡pa mojá!.

Después cafelito y charla de sobremesa. Hoy estuvimos viendo unas fotos de hace años. A mí personalmente me encanta ver esas cosas y creo que al que te lo enseña le trae recuerdos muy buenos. Asi que sin más me despido hasta dentro de 15 días sin hablar de comida, que me tengo que recuperar.

Ahí os dejo una pequeña muestra de la comida. Hasta prontito. Por cierto hoy cambian la hora,  con lo cual dormiremos una horita más. Lo siento por los que curran..

¡Mi venganza 2006!

Olgui??. Siiii, es ella, no podía ser otra. Mi hermana del alma. Habla tan bien de mí porque..claro…está de editora cosorte honorífica en el Blog de la Merche, que si no, ¡otro gallo cantaría!.

Sólo deciros que todo es mentira, que está melancolica la chiquilla, hay que disculparla. Seguro que está tirando cohetes desde el día que me llevó al aeropuerto. Pensando..¡ya se fué esta pedorra!. ¡Si lo sabré yo!.

El día del aeropuerto…ese día no lo olvidaré porque dejé allí a las dos personitas que más quiero. Allí llorando como la Macarena. Era como en las películas todas abrazadas y buahhh, buahhh. Los peques venga decir, ¡vamos , vamos, que se nos va el avión!. Pobres, estaban todo emocionados, la idea de su primer viaje en avión era para ellos una aventura total.

Siempre recordaré que al pasar el control de la guardia civil, me volví y allí estaban mis soles, uno de ellos.. Olga. Al irme, me metió en el bolsillo de la cazadora una carta, y me dijo: Luego la lees. Yo sabía porque era. Porque al final iba a ser aquello un drama total, ¡vamos, que ni la Cristal en hora punta!.

Ella como buena hermana del alma, sabía que el irme era para bien, y sé que se alegraba por ello. No todo el mundo lo entendió en su día. Es más, he pasado muchos ratos malos y me ha decepcionado mucha gente, más que gente, “amigas“, que cuando me hizo falta me dieron la espalda. Ya sé que a todo el mundo le han pasado casos de estos, pero a mí me dolió mucho y más cuando tú has dado el 100%. ¿Ley de vida?, no sé pero a mí que me renueven esa ley porque no me parece nada nada buena, ni rentable.

Menos mal que en contraposición estas cosas ayudan a superarse, encontré a gente estupenda a la que quiero muchisimo y ahora más que nunca veo el valor real que tienen.

Es más, incluso a pesar de creer haberme echo una coraza y no querer “querer” a nadie, he descubierto que sigo siendo capaz de querer, dejar que me quieran y todavía más aún, seguir encontrando a gente estupenda. Incluso en este mundo blogosfero. He recuperado mi “yo“, y eso me ayuda a seguir haciendo cosas buenas y mejorar día a día.

Y eso entre otras cosas se lo debo a mi Olgui. En la carta que me dió en el aeropuerto, ella me ponía más o menos lo que ha escrito en su post . Siempre ha sido muy visceral e impulsiva, incluso siendo más peques y viviendo en el mismo barrio nos solíamos escribir cartas contándonos nuestros devaneos amorosos y amistosos, entre otras cosas. Romántica empedernida, escribía poemas preciosos. Una chica con una sensibilidad tremenda. Siempre intentando llevar todo bien.

La vida, ahora es cuando creo que la empieza a llevar como ella quiere. Inconveniente en su vida..¡los hombres!. Con esto no quiero decir que siempre sea así, no soy feminista para nada. Pero en su caso es un hecho claro. Lo único bueno que sacó y que encima son hombres, “los hombres de su vida“, sus dos hijos. Un encanto de niños, uno, ya preadolescente y otro un poco más peque que mima a su mami y su mami lo mima a él, por supuesto.

Una señora de los pies a la cabeza. Jugadora de paddle empedernida, ¡así se conserva de cachas ella!. Trabajadora del Radio Taxi. Buena persona, siempre dispuesta a ayudar. Generosa y guardiana de lo suyo, (como debe ser). Conductora hábil y tremenda, aunque a veces se pierde por esas carreteras del mundo…

Practicanta de la hora del vermut, divertida, animadora de fiesta total, bailonga, cantarina, sobre todo con su Marc Anthony . Guapa, alta, en su mejor edad…

¡Que más se puede decir!, ¿será que la quiero un montón?.Las dos Maras

Esto va a parecer un confesionario,¡verás!. Si alguién se apunta…

MI TEMA 2006

     Hola a todos, no sé muy bien como empezar a escribir y ni tan siquiera sé que deciros, aun así creo que lo correcto es comenzar presentandome.

  Mi nombre es Olga, y he nacido en Santander,de esto hace, vamos a ver, más o menos, bueno unos….¡ Vale,vale ¡ , hace 35 años, si, si esa es la verdad, aunque penseis que he dudado, yo no hago “como otras personas” que he leido por ahí que ponen 27.

   Soy de descendencia santanderina y lebaniega. Mi padre era de un pueblo pequeño pero precioso a unos 3 km de Potes (tierra de jubilo),en el destilan el mejor orujo de Cantabria y del mundo entero me atrevería a decir.Y mi madre es de Santiago de Heras,que está en la Peña Cabarga, una montaña que está justo enfrente de Santander, que nos mira y al aque miramos cada vez que intentamos predecir el tiempo que hará ese día, ya sabeis, que si viene despejado por la Peña Cabarga, que si menudas nubes por allí.Y yo en definitiva nací en Santander.

   Pero dejemos de hablar de mi, ya que no me quiero extenderme demasiado con este tema.Lo que sí he pensado es, que como este es mi bautizo en la cuetión de escribir, y al no tener ningún tema preparado, me permitais contaros una pequeña parte de mi vida. Más que de mi, es sobre una persona muy especial para mi, gracias a la cual he descubierto este mundillo, en el que estoy más perdida que “un pulpo en un garaje”.Y aunque en días venideros no sea capaz de poder escribir sobre nada más, al menos este tema  se lo dedico a ella.

   Hace aproximademente 22 años- como pasa el tiempo-no me acuerdo si un día de lluvia o de sol(es todo es por lo de meter algo más tipo novela) conocí en Santander ¿Donde sino?a una persona, alguien que con el transcurrir de no demasiado tiempo desde que me la presentaron, se convirtio en mi mejor amiga.

  Ella es una de las personas más importantes de mi adolescencia, juventud y en definitiva y resumidas cuentas de más de la mitad de lo que llevo de vida, MI HERMANA MERCHE.

   Esa a la que llaman Blancaflor, y a la que yo más bien llamaría “Blancaflor de Chimenea”, porque es – aunque sé que habrá más gente parecida a ella, que no igual- la más bella persona que he conocido;fuerte, inteligente, trabajadora, madre, amiga, y muchas cosas más, pero sobre todo mi hermana.

  Bella y de corazón indestructible, como una flor blanca en una chimenea, que ni el ollin que sale por ella consigue destrir su blancura.

 Esa es mi hermana. ¿Para qué decir más? ¡ Hemos pasado tantas cosas juntas, buenas, malas y regulares¡ ¡Tantas, tantisimas ¡

 Una curiosidad que os quiero comentar es, que, hace unos pocos meses relativamente pocos, aunque a mi me parezca que hubiran pasado años, he apreciado en Santander algo curioso a la vez que misterioso.El barrio en el que he vivido toda mi vida, se ha quedado vacio, sin sustancia.Sobre todo en tres calles; una es  Fedrico Vial, en ella la gran panadería ya no hace buen pan y sus tartas son insipidas, otra calle es Garcia Morato, que con la Calle Castilla,están deshabitadas como calles fantasma.

   Y que decir del Colegio Miguel Bravo ( el que aquí llamamos colegio del pesquero ) ya no corren por el los niños.

   Tras meditar aunque no por mucho tiempo, me di cuenta de que todo se ha ido a Canarias, parte de mi está en Las Palmas. Y ahora son sus calles las que están llenas, sus pasteles son los sabrosos, y hay un colegio lleno de risas y alboroto.

  Y yo, aunque lo añoro y tengo celos de Canarias y aunque Santander está vacia, mi corazón, que tiene una latido para ella, es  feliz, por que sabe que ella es feliz.

En Las Palmas se respira Cantabria,se respira grandeza.

            QUE SUERTE TIENE LAS PALMAS ,

            AHORA DISFRUTA DE MI HERMANA

               “BLANCAFLOR DE CHIMENEA” 

 mi tema 2006

La Feria

Hace poco tiempo y gracias a mi cuñado que nos consiguió unas invitaciones, acudimos al recinto ferial a ver una muestra de gastronomía y productos innovadores dentro de este marco. Sobre todo, productos alimenticios o relacionado con ello.

El recinto ferial es amplio y cuenta con varios pabellones. En cada uno se desarrollaba una actividad distinta. Por ejemplo uno era para los stands donde ofertaban al púbico un amplio muestrario de los productos de cada zona. Y cual no sería mi sorpresa cuando veo el stand de Cantabria.

Traje regionalMe dió un subidón tremendo. Allí había desde productos típicos: anchoas del Cantábrico, sobaos pasiegos, corbatas de Unquera y hasta degustamos quesada (qué buena). Tenían muestras de artesanía, como el traje típico de montañesa, un rabel, las famosas albarcas y demás figuras típicas del campo. Estuvimos conversando con una de las señoras que atendía el stand. Supersimpática, nos comentó lo de la Casa de Cantabria, un restaurante de la ciudad donde a veces hacen reuniones o lo toman como centro neurálgico. El día de Cantabria organizaron una fiesta tremenda, trajeron hasta al párroco de Reinosa para que oficiara una misa en honor de la patrona de Cantabria, la Bien Aparecida.

Me encantó encontrar aquí lo de mi tierruca, y poder enseñárselo a todos los que íbamos. ¡Imaginaté!. Yo feliz como una lombriz. Además dá gusto encontrar gente así.

Seguimos nuestro periplo por la Feria de Muestras, vimos stands de todas las comarcas más representativas de la isla: Artenara, Teror, Valsequillo entre otras. Con su amplio muestrario de quesos (sobre todo), vinos de la zona, verduras y frutas . Todo con una presentación impecable.

Frente a este recinto había otro donde se alojaba un enorme salón de actos. Allí desarrollaban presentaciones de cocina en vivo y en directo, con cocineros reconocidos a nivel nacional e internacional. Mostraban en un escenario la preparación de todo tipo de platos. Con multitud de sabores y formas de mezclarlos. Estupenda muestra de arte culinario. Yo a mitad del plato me tuve que salir del salón porque oportunamente me llamó mi querida madre, para contarme sus quehaceres.

Muestrario

Una vez acabada la conversación pasamos al pabellón más alejado donde en dos plantas se alojaban otro tipo de muestras, sobre todo de vinos, aguas con denominación de origen, cosmética basada en el aloe vera (planta tan de moda ahora por sus poderes curativos), incluso jugo bebible de la susodicha planta, para solucionar problemas estomacales.

Allí estaban de las más conocidas marcas de la isla a nivel de refrescos, como la Clipper, Seven up, cervezas como la Tropical, y demás dulces como las famosas ambrosías que comercializa Tirma. Marcas de mieles y mermeladas caseras buenísimas, como unas que se hacen en Valsequillo por una cooperativa de mujeres de la zona, se llama algo así como la Tía Claudina. También encontramos depuradoras de agua, allí nos interesamos por la Osmotic. Una máquina que gracias a unos filtros depura el agua del grifo (aquí es imbebible) y la mineraliza. Nosotros la pusimos hace un mes aproximadamente y estamos muy contentos. Yo echaba de menos eso de poder abrir el grifo y beber un vaso de agua, incluso para cocinar cualquier cosa.

También había sofas de relax, con sistema de masajes, la gente “privada”(encantada) probándolos. Estaban a tope estos stands. Se ofertaban también complementos vitamínicos, e incluso alimentos energéticos como el Tao Ki Food, a base de productos ecológicos. Había hasta una exposición de decorados con un gran árbol de Navidad.

Otro de los pabellones era el de degustación. Allí en se podían degustar pintxos de diferentes estilos y zonas, y también vinillos y demás.Productos t�picos Canarios Se pagaba un módico precio y con un vale se podían degustar en distintos “casetos” una amplia variedad de productos típicos, sobre todo en forma de tapitas con un vino de acompañamiento.

La visita se nos hizo corta aunque estuvimos unas dos horas para poder verlo todo. Interesante muestra, habrá que repetir. La gente de aquí se quejaba un poco de que este año había habido poco contenido, y que no se pudiera comprar en los stands, ya que solo era de muestra y degustación o información.

A pesar de ello a mí me resultó muy buena y con muy buenos resultados la visita. Salimos cargaditos con folletos y muestras, asi que…..¡como para quejarse!.