Felicidades Güis

Mi hermano Luis

Tal día como hoy, un 30 de noviembre de 1975 de hace 31 añitos, nació mi hermanito Luis Alberto. Recuerdo cuando llegó a casa y yo le ví como un usurpador de mi trono, incluso dejé de comer por la “envidiuca” que me entró. Todavía recuerdo las visitas al practicante para ponerme en el culete unas inyecciones para que comiera..ay, ay, ay. Todo por culpa del enano-okupa. Cuando le dejaban sólo en la cuna, solía ir a verlo. Lo veía un bebé redondito y llorón, me veía y lloraba..grrrr. Asi que le metía el chupete para que se callase y ahí venían corriendo a reñirme pensando que le hacía algo.Una vez vino una mujer a la puerta de casa pidiendo y salí con mi abuela a la puerta. Mientras hablaba con mi abuela yo cabilando a mis 4 añitos la dije: ¿Y porqué no le das a Güis a la señora?…claro, no venía pidiendo..pues que se llevase al comilón. Pero pasados unos días, mi hermanito no paraba de llorar. Todos en casa revolucionados porque no daban con lo que le pasaba. ¿Tendrá hambre? ¿Igual tiene gases y le duele la tripita? , hasta que vino mi bisabuela y dijo: A este niño le pasa algo, ¡llevarlo al médico!. Y se lo llevaron, pero no lo trajeron a casa después. Al principio me sentía féliz, volvía a estar sóla pero de repente pensé ¿dónde está mi bebé llorón? y le empecé a echar en falta.

Cuando volvieron a casa, después de pasado mucho rato, no traían al bebé. Le pregunté a mi abuela, me dijo que el hermanito estaba malo y se tenía que quedar en el hospital unos días para curarle. En ese momento sentí lo que significaba mi manín, lo que es un hermano. Tan chiquitín y malito. No hacía más que preguntar por él, y al final me llevaron a la residencia a verlo a través de un cristal. Aún conservo esa imagen que se queda grabada cuando ves algo impactante. Estaba dentro de una incubadora con agujas en la cabeza, allí quieto, dormido. No lloraba. Yo me asomaba pegada en el cristal. Mi tía me dijo que estaba malito y lo estaban curando, las agujas de la cabeza eran para ponerlo comida, el suero. Claro él que era todo moreno, con mucho pelo y ahora verlo pelón con aquello….La cuestión es que mi hermano tuvo un principio de meningitis que estuvo a punto de “llevárnoslo” pero gracias a Dios se cogió a tiempo y ahora mismo puedo decir que tengo el mejor hermano que se puede tener, al que quiero y adoro como a nada en el mundo. Además de guapo, simpático y buena persona que es…es mi hermano, mi familia. Este post es más personal pero en el Blancaflor le hice uno “special”. Un beso Luis y que cumplasss muchossss massss….

Los buenos ratos en Puente Arce

De esto se acordará bien mi querida Olguita, pero yo tengo un recuerdo muy patente de aquellas temporadas que pasamos en Puente Arce. Siempre uno debe quedarse con lo bueno y de lo bueno, lo mejor. Yo recuerdo aquello como unos ratos de lo mejor. Recuerdo la casita de piedra que tenían alquilada, con su gallinero-cuadra. Un terreno en cuesta por la parte de atrás inmenso. Tenía higueras y hasta un manzano donde alguno se quedó colgado cierta vez. Recuerdo también a Niebla y Gris, dos perros enormes de raza husky siberiano, pero que eran unos buenazos y muy cariñosos. A veces se ponían a aullar y aquello era como la hora del hombre lobo. Nos reíamos mucho con ellos.

Recuerdo la piscina hinchable que ponía Olga en el “prao”, allí se metían los chiquillos a darse chapuzones cuando el calor apretaba. ¡Cómo se lo pasaban!. Incluso recuerdo que todos pasaron la varicela al tiempo allí en el pueblo. Aquello era vida, siempre al aire libre. Los gatillos siempre andaban por allí rondando, sobre todo el Morito, uno blanco y negro muy dócil que siempre andaba a ver que le caía, zalamero como él sólo. Tenían una perra que se llamaba Linda, era una pastor alemán preciosa y de lo mejorcito; buena, buena . Después llegó Perla, otra perrilla que apareció abandonada y rápidamente se quedó en casa.

yesi, morito y linda

En aquella época Olga se dedicaba en sus horas libres a las manualidades, algo que la encantaba. Pintaba, hacía juguetes, percheros, cajitas y demás “bricomanías”. Yo disfrutaba mucho viéndola hacer y como de semana en semana ideaba algo nuevo y lo ponía en práctica. También organizábamos de vez en cuando la sangría “olmergache” . Una especial que hacíamos en una cazuela, echando toda clase de fruta que pillábamos, la botella de naranjada, limonada y el vinillo; unos hielos y a revolver con un cacillo. Lo metíamos en la nevera y luego fresquito estaba buenísimo.

Los niños jugaban en la calle con sus triciclos y bicis, aún eran pequeñitos cuando aquello. Alguno aprendió a andar allí, y la de culazos que se dieron. La verdad que aquello era una maravilla, no se veía nada más que el coche del vecino y algún otro que pasaba cada…ni me acuerdo. Una tranquilidad pasmosa. La puerta de la calle abierta, de vez en cuando venía una vecinuca mayor por allí a ver que se cocía; pero era una señorina encantadora.

De cuando en cuando nos íbamos paseando hasta la cantera y luego por una zona con bosque que había al lado. Podías pasear horas y horas entre parcelas y árboles. Dando vuelta a la cantera entrabas en otro barrio con casitas e incluso ya se estaba construyendo alguna urbanización con adosaditos (acosados que diría el amigo Situco). Esa zona, Puente Arce, se puso muy de moda, porque gracias a la autovía estabas a 20 minutos de la ciudad. Se podía seguir disfrutando de la tranquilidad del pueblo, junto con que era una zona muy próxima a la costa y por supuesto para el que trabajase en Santander era estar a tiro de piedra. Seguramente a estas alturas aquello habrá crecido bastante, aunque espero que siga conservando su esencia y su tranquilidad.

Allí se celebraban las fiestas por Santa Ana, organizaban en la plaza una romería con cuatro puestos, el bar del pueblo y el templete donde tocaba el grupo invitado. También disponían de una bolera, donde se hacían varios torneos de un juego autóctono, los bolos. Todos los vecinos colaboraban y ayudaban a montarlo. Había buena gente en ese pueblo.

Nos pasamos muy buenos ratos tanto en el pueblo como en la casa de Puente Arce. El día que tuvieron que dejarla fue una pena. Pero bueno, algún día volveremos a tener un puebluco donde seguiremos pasando los mejores ratos de nuestras vidas. Unos en un sitio, otros en otro pero siempre recordando y disfrutando con ello.

Me gusta tu nombre… Auriculoterapia…(I)

Cuando sueltas este nombre de seguido parece que estás insultando a alguien, no obstante es una técnica de medicina que lleva usandose desde hace miles de años al igual que la Acupuntura y que tiene unos resultados espectaculares.

article3figure1.jpg

Yo soy un aprendiz de esta disciplina, pero con mis pocos conocimientos consigo echar una mano a mis amigos y evitarles dolores, a fin de cuentas para eso intenté aprenderlo… no pretendí dedicarme a ello.

De todos es sabido, o de casi todos, que el cuerpo humano con sus órganos se encuentran reflejados en algunas partes del cuerpo. La zona más conocida es los pies, reflexología podal, no obstante también están en las manos donde se tratan por digitopresión y el más desconocido, en el pabellón auricular, si, en “la oreja”.

Mis amigos los chinos ya utilizaban en vez de las agujas de hoy en día, el bambú, astillas de bambú con las cuales practicaban esta técnica y agujas de piedra de las cuales se han encontrado restos en excavaciones.

No voy a dar aqui ninguna lección magistral en primer lugar porque no estoy capacitado, sólamente tratar de despertaros la curiosidad y deciros que al igual que en otras técnicas no me considero para nada capacitado en ésta a nivel “de andar por casa” (bueno, un poco mas que eso…) la practico con amigos y familiares y… mejor sería que fuesen ellos los que lo contasen…

Solamente añadir que la técnica es compleja en profundidad pero que hay remedios rápidos que surten efecto en cuestión de minutos… Otra de las ventajas es que en muchas ocasiones se puede conseguir el efecto de agún fármaco punzando o presionando en el lugar apropiado… algun día os mostraré el punto del Valium… así sin tomarle podreis conseguir el mismo efecto y conseguir relajaros sin necesidad de tener que martirizas vuestro estómago. Si quereis saber algo mas… aqui me teneis.

Esta foto está sacada de internet, si buscais Auriculoterapia encontrareis bastante, ¡ah! no soy de la escuela China, sino de la Europea, del doctor Nogier, al menos el profe que me enseñó era de esa escuela.

Siiiiiiiii, también hay esos puntos que estais pensando…, para estimular o para relajar…. jajajajaja ¡¡¡ VERDESSSSSSSSSSSSS!!!!

Copiando al maestro (con permiso)

la pareja enamorada

Bueno como me han gustado los cuentos que nos cuenta, nuestro amigo situco, he leido este y me ha gustado, así que ahí os lo pongo para que me digais lo que querais.

Sito, no sé si en algún momento dado te podría servir, incluso para una de tus bodas. Creo que es algo que nos puede servir a todos, en nuestras vidas para con otra persona.

Ahí va:

Cuenta una vieja leyenda de los indios sioux que , una vez, hasta la tienda del viejo brujo de la tribu llegaron, tomados de la mano, Toro Bravo, el más valiente y honorable de los jóvenes guerreros, y Nube Alta, la hija del cacique y una de las más hermosas mujeres de la tribu.

– Nos amamos – empezó la joven.
– Y nos vamos a casar- dijo ella.
– Y nos queremos tanto que tenemos miedo.
– Queremos un hechizo, un conjuro, un talismán.
– Algo que nos asegure que estaremos uno al lado del otro hasta encontrar a Manitú el día de la muerte.
– Por favor- repitieron-, ¿hay algo que podamos hacer?
– El viejo los miró y se emocionó al verlos tan jóvenes, tan enamorados, tan anhelantes esperando respuesta.
– Hay algo… – dijo el viejo después de una larga pausa-. Pero no sé…es una tarea muy difícil y sacrificada.
– No importa – dijeron los dos. Lo que sea – ratificó Toro Bravo.
– Bien – dijo el brujo-, Nube Alta, ¿ ves el monte al norte de nuestra aldea? deberás escalarlo sola y sin más armas que una red y tus manos, y deberás cazar el halcón más hermoso y vigoroso del monte. Si lo atrapas, deberás traerlo aquí con vida el tercer día después de la luna llena. ¿Comprendiste?La joven asintió en silencio.- Y tú, Toro Bravo – siguió el brujo-, deberás escalar la montaña del trueno y cuando llegues a la cima, encontrar la más brava de todas las águilas y solamente con tus manos y una red deberás atraparla sin heridas y traerla ante mí, viva, el mismo día en que vendrá Nube Alta… salgan ahora. Los jóvenes se miraron con ternura y después de una fugaz sonrisa salieron a cumplir la misión encomendada, ella hacia el norte, él hacia el sur… El día establecido, frente a la tienda del brujo, los dos jóvenes esperaban con sendas bolsas de tela que contenían las aves solicitadas.

El viejo les pidió que con mucho cuidado las sacaran de las bolsas. Los jóvenes lo hicieron y expusieron ante la aprobación del viejo los pájaros cazados. Eran verdaderamente hermosos ejemplares, sin duda lo mejor de su estirpe.

– Volaban alto? -preguntó el brujo.
– Sí, sin dudas. Como lo pediste… ¿y ahora? -preguntó el joven- ¿lo mataremos y beberemos el honor de su sangre?
– No -dijo el viejo.
– Los cocinaremos y comeremos el valor en su carne -propuso la joven.
– No -repitió el viejo-. Hagan lo que les digo. Tomen las aves y atenlas entre sí por las patas con estas tiras de cuero… Cuando las hayan anudado, suéltenlas y que vuelen libres.

El guerrero y la joven hicieron lo que se les pedía y soltaron los pájaros.

El águila y el halcón intentaron levantar vuelo pero sólo consiguieron revolcarse en el piso. Unos minutos después, irritadas por la incapacidad, las aves arremetieron a picotazos entre sí hasta lastimarse.

– Este es el conjuro. Jamás olviden lo que han visto. Son ustedes como un águila y un halcón; si se atan el uno al otro, aunque lo hagan por amor, no  sólo vivirán arrastrándose, sino que además, tarde o temprano, empezarán a lastimarse uno al otro.

Si quieren que el amor entre ustedes perdure, “vuelen juntos pero jamás atados”.

Se me olvidó contaros…

El rey de anillo by Laura

640243.jpg

Uno en su despiste, cada día lo soy mas, creía que ya os había contado uno de mis cuentos preferidos…Ccomo vereis, tengo muchos… y este me viene muy al pelo para cuando “caso” a parejitas que están muy, demasiado eufóricas…

Creo que nos viene bien a todos…, incluso estoy pensando en hacerme uno similar para mis bodas de plata del año próximo…Ahí va el cuento…

Había un lejano país que tenía por monarca a un rey un tanto extraño en cuanto a su comportamiento diario, era una forma de ser que no le gustaba, pero al igual que el escorpión del cuento de Gaby… era su naturaleza así…

Este rey tenía unos cambios de humor totales, como la noche y el día…

Podía levantarse un día eufórico y tratar como un padre a todos sus subditos, disfrutar de su palacio, hasta de la cosa más ínfima aun estando el día gris y triste… disfrutar con la comida más sencilla y degustarla como si fuese el mejor manjar…, conceder ayudas a su pueblo y organizar una fiesta en un plis plas y enorgullecerse de su país y de su gente…

Pero también tenía otros dias… unos días en los que hasta el café hirviendo le parecía poco caliente…, ni el sol le alegraba, su humor era “de perros” (osea, malo, sin que tenga yo nada contra los perros…), le parecía que todo el mundo le miraba mal…, que estaban conspirando contra él…, sus subditos le parecían unos vagos…, mandaba arrestar a sus sirvientes sin motivo… vamos…, un desastre.

Consciente de esto, en un momento de “lucidez” convocó a los magos para que le encontrasen algún tipo de pócima con la que “nivelar” su forma de ser… ni todo euforia ni todo pesimismo…

Al acabo de unos dias, los sabios y magos del reino volvieron donde él (aprovecharon un día de buen humor, claro) y le confesaron su fracaso, no habían encontrado nada para curar a su monarca.

El rey se deprimió pero, en eso estaban, conversando, cuando comunicaron al rey que había llegado un caminante que decía contar con el remedio para el “mal del rey”.

El rey hizo pasar rápidamente al caminante… éste se presentó ante el rey.

-Me dicen que tienes el remedio para mi mal – dijo el rey.

-Si, majestad aqui lo traigo…

El caminante entregó un pequeño paquetito al rey, el cual, avido de curarse le abrió con nerviosismo. En su interior había un sencillo anillo, el cual, el rey no dudó en ponerse en su dedo.

-¿Es un anillo mágico, verdad? -dijo el rey.

-Si – contestó el caminante- deberás mirar su inscripción cada mañana la levantarte.

El rey miró la inscripción del anillo y leyó: “recuerda que esto también pasará”

Creo que para mis bodas de plata me haré un anillo con esa inscripción… para acordarme que tanto lo bueno como lo malo… acaba pasando.

Otro dia… mas

Conoceis Les Eyzies de Tayac…

discurso.jpg


Les Eyzies de Tayac-Sireuil es un pueblecito muy pequeño situado en el sur-este de Francia que tiene el MUSEO NACIONAL DE PREHISTORIA del vecino país… un pueblo con 2oo habitantes mas o menos… y la gran suerte de estar hermanado con Puente Viesgo, mi pueblo, (jajajaja). La zona es digna de ver… una maravilla de bosques, senderos,… cuevas perhistóricas, río, … todo lo que el amante de la naturaleza espera encontrar y que solo ve en sus sueños. Iba a poneros su link pero veo que no funciona así que tendereis que entrar si quereis ver algo a través de mi pàgina de Puente Viesgo a Les Eyzies de Tayac-Sireuil.

Conozco bastante bien este pueblo, no en vano fuí el Concejal encargado de defender esta propuesta en mi Ayuntamiento y el primer presidente del Comité de Hermanamiento entre las dos localidades, Puente Viesgo y Les Eyzies de Tayac-Sireuil, de esto hace ya mas de 10 años… Ya se que la foto debería de ser de algún alcalde dando la lata… pues no, ese soy yo echando el discurso el día de la Firma del Hermanamiento, si, en francés y español… (ahora ya lo “chapurreo” mejor). Tengo gratos recuerdos y amigos allí, en cuanto puedo me doy una escapadita, pero cada vez mas espaciada… Francia es muy cara y la gasolina también.

Para los que no sepan lo que es un Hermanamiento… en pocas palabras se lo voy a explicar.

Se trata de un compromiso de colaboración y de intercambio de culturas, lenguas, actividades,… entre dos localidades del mismo pais o de paises distintos. ¿Los motivos? afinidades o diferencias, me explico, en nuestro caso eran afinidades… las dos localidades tienen cuevas prehistóricas, tienen rio, bosques,… (son buena gente…, es broma) o bien diferencias… por ejemplo un pueblo de montaña con un pueblo de costa… así los unos pueden disfrutar del modo de vida de los otros. Es mucho más facil hacerlo entre localidades del mismo país… no tienes el inconveniente del idioma… a mi me gustaría hacer un hermanamiento con algun pueblo costero del otro lado del charco, hispanoparlante, por supuesto… pero eso sale caro… Claro que hay subvenciones de la CEE, que siempre ayuda, pero en su mayor parte tiene que ser subvencionado por Ayuntamiento, Comunidad,… y los propios vecinos.

Se programan actividades conjuntas, se visitan las dos localidades, en resumen, se fomenta la union entre pueblos. Para nosotros fué y sigue siendo bastante duro, los jóvenes de hoy en día estudian sobre todo inglés y por otra parte es difícil moverles hacia actividades de este tipo, como siempre digo, no es bueno generalizar, pero en este tema creo que es similar en todos los pueblos a tenor de mis informaciones siendo sobre todo gente de mediana edad (como yo lo soy ahora jejejeje) y personas jubiladas las que participan en estos acontecimientos, y si encima no “chapurrean” el idioma… la mímica hace maravillas…

Gracias por aguantarme. Otro día … mas.

Abriendo caminos

Para alegrar un poco el cotarro, que no quiero que le dé a nadie la morriña. Quería dedicar también a Situco una cancioncilla que le va como anillo al dedo. Quería poner una de Juan Luis Guerra que me mencionó….(lo siento situ pero no encontré esa canción), encontré esta que como ya dije te vá que ni pintado. Espero que te guste. También se la dedicaremos a Olgui para que se anime un poco… y a todos aquellos que sientan lo mismo que yo cuando oigan esta canción. Arriba, arriba¡¡.

Hay tenemos a Diego Torres & Juan Luis Guerra para animarnos un poco. Con su canción Abriendo Caminos. Ojala todos podamos abrir todos los caminos. Besos musiqueros.