Merche… ¿me dejas, me dejas?

Resulta que se me vino a la cabeza una de esas lecturas, bueno, en mi cabezota tengo muchas de esas historias que leo y que por uno u otro motivo se quedan ahí, las recuerdo siempre “a toro pasado” para mi, pero para otras personas me vienen a la mente enseguida.

Hablaba con Merche hace unos días que en ocasiones hay cosas que leo y que tengo que volver a leer, y aún así me cuesta, debe ser que ya voy para mayor… y en resumidas cuentas resulta que la vida es muy sencillita… la complicamos nosotros… en ocasiones metemos mas en la boca de lo que podemos pasar… y ¡hala! 30 años de condena… digo, de hipoteca… pues amigo, sin quererlo has hipotecado tu vida… ¿cuanto piensas vivir? a los años que tienes sumales otros 30 de apretarte el cinturón y todo ¿porque?, por tener un “acosao” -adosao- mejor que el de fulanito… allá tu…

img_0135.JPGEntonces, en mi torpeza, me viene a la mente un cuento de unos monjes y su maestro, por eso pongo esa fotita de un monje en la Pagoda de la Oca en Xi-an, me viene bien a mi, si a alguno de vosotros os sirve…

Había en un monasterio, creo que budista, unos monjes meditando con su maestro. Uno de ellos (debía ser tan torpe como yo…) le dice al maestro:

-Maestro, nos relatas historias pero nunca nos dices la moraleja…

El maestro vio cerca de él un recipiente con frutos secos, nueces, entonces le…

-Tienes razón, te voy a explicar el motivo, pero antes permiteme, ya que has demostrado interés por algo distinto a la enseñanza del día, de compartir contigo estas nueces, y permiteme que las limpie, ¿te parece bien ?.

El alumno orgulloso de la deferencia del maestro asintió.

Después de limpirlas el maestro le dijo…

-¿Me permitirías invitarte y romper las cáscaras de las nueces?

El alumno no cabía en si de contento… Y después de haberlas cascado el maestro le dice…

-Y ya para terminar, ¿me permites que te las mastique un rato para que no tengas que esforzarte tu?

-Maestro – dijo el alumno contrariado – no, eso no me gustaría…

-Muchacho -dijo el maestro- eso pasa con las historias que os relato… algo tengo que dejar para que vuestra mente trabaje y lo asimile, de otra forma ¿de que servirían mis enseñanzas si os diera todo hecho?

Os dais cuenta, a veces no vemos lo evidente… yo el primero.

1 comentario

  1. No todo el mundo creo que sea igual, algunos vemos las cosas antes, o diferentes. Otras veces las vemos cuando nos han caído encima, o nos damos de morros. No todos entendemos muchas cosas, ni nos entendemos con todo el mundo. Asi que cuando encuentras a alguien que te trasmite algo o te dá que pensar…creo que es muy reconfortante. Como el “maestro” budista.🙂


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s