Se me olvidó contaros…

El rey de anillo by Laura

640243.jpg

Uno en su despiste, cada día lo soy mas, creía que ya os había contado uno de mis cuentos preferidos…Ccomo vereis, tengo muchos… y este me viene muy al pelo para cuando “caso” a parejitas que están muy, demasiado eufóricas…

Creo que nos viene bien a todos…, incluso estoy pensando en hacerme uno similar para mis bodas de plata del año próximo…Ahí va el cuento…

Había un lejano país que tenía por monarca a un rey un tanto extraño en cuanto a su comportamiento diario, era una forma de ser que no le gustaba, pero al igual que el escorpión del cuento de Gaby… era su naturaleza así…

Este rey tenía unos cambios de humor totales, como la noche y el día…

Podía levantarse un día eufórico y tratar como un padre a todos sus subditos, disfrutar de su palacio, hasta de la cosa más ínfima aun estando el día gris y triste… disfrutar con la comida más sencilla y degustarla como si fuese el mejor manjar…, conceder ayudas a su pueblo y organizar una fiesta en un plis plas y enorgullecerse de su país y de su gente…

Pero también tenía otros dias… unos días en los que hasta el café hirviendo le parecía poco caliente…, ni el sol le alegraba, su humor era “de perros” (osea, malo, sin que tenga yo nada contra los perros…), le parecía que todo el mundo le miraba mal…, que estaban conspirando contra él…, sus subditos le parecían unos vagos…, mandaba arrestar a sus sirvientes sin motivo… vamos…, un desastre.

Consciente de esto, en un momento de “lucidez” convocó a los magos para que le encontrasen algún tipo de pócima con la que “nivelar” su forma de ser… ni todo euforia ni todo pesimismo…

Al acabo de unos dias, los sabios y magos del reino volvieron donde él (aprovecharon un día de buen humor, claro) y le confesaron su fracaso, no habían encontrado nada para curar a su monarca.

El rey se deprimió pero, en eso estaban, conversando, cuando comunicaron al rey que había llegado un caminante que decía contar con el remedio para el “mal del rey”.

El rey hizo pasar rápidamente al caminante… éste se presentó ante el rey.

-Me dicen que tienes el remedio para mi mal – dijo el rey.

-Si, majestad aqui lo traigo…

El caminante entregó un pequeño paquetito al rey, el cual, avido de curarse le abrió con nerviosismo. En su interior había un sencillo anillo, el cual, el rey no dudó en ponerse en su dedo.

-¿Es un anillo mágico, verdad? -dijo el rey.

-Si – contestó el caminante- deberás mirar su inscripción cada mañana la levantarte.

El rey miró la inscripción del anillo y leyó: “recuerda que esto también pasará”

Creo que para mis bodas de plata me haré un anillo con esa inscripción… para acordarme que tanto lo bueno como lo malo… acaba pasando.

Otro dia… mas

5 comentarios

  1. Persona Bipolar, como hablabamos el otro día. Que bueno tener algo que nos recuerde que nuestros actos de hoy nos pasárán factura mañana.Para bien o para mal.

    Bonito cuento y muy constructivo.

    Besucus

  2. Gracias Lauri, porque seguro que ese rey le has hecho tú….

    Un besuco…

  3. Si, mama me dijo que leyera el cuento y que te hiciera un rey con un anillo.Me gusta mucho y esta bien hecho.Aunque hay algunas cosas que todavía no entiendo.Cuando sea mayor lo entenderé.
    Besos de Lauri.

  4. Je je je je dile a tu mamá que te lo explique… es muy facil y también lo puedes aplicar tu…

    Besucos pa Lauri

  5. Laura, bonito dibujo.Tu si que eres una reina.
    En besito de la tata Olga


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s