¿Volar?

Aguila

Hace unos días comentando un flog me vino a la cabeza esta historia que le puede venir bien a algún jóven indecis@… comenté así mismo que la contaría… y ahí va, es cortita (espero) y como siempre de Bucay, que por cierto, todas las historias las recopiló de la sabiduría popular y tal y tal…

Un día un padre le dijo a su hijo…

– Puesto que ya eres mayorcito y tienes alas es una pena que te dediques a vaguear y caminar, cuando no arrastrarte con tus amigot@s… desperdiciando la posibilidad que tienes…

-¿Y que debo hacer?- le contestó

-Mira, vamos a subir a lo alto de aquella montaña donde hay un acantilado… – una vez allí el padre continuó – ahora coges aire y saltas, extiendes las alas y volarás…

No le pareció muy buena idea al jóven y le dijo…

-¿Y si me caigo…? está alto…

-No te preocupes, como mucho te harás algunos arañazos pero cogerás experiencia y te harás fuerte…

De vuelta el muchacho se lo comentó a sus amigos… con los que pasaba muchas horas. Éstos le dijeron:

– Tu padre está loco… te matarás, tu padre está como un cencerro, está loco, déjate de tonterías y sigue asi, ¿para que necesitas volar?.

Otros, mas prudentes le dijeron…

-Mira, puedes hacer caso a tu padre, pero en vez de tirarte desde el acantilado tírate desde ese árbol.

Como no le pareció mala idea se subió a lo alto de un gran árbol y se tiró. Abrió sus alas , las agitó pero… se pegó un tremendo morrazo.

Lleno de golpes y magulladuras se fué donde su padre…

-Me engañaste, me dijiste que podía volar y no es cierto, he intantado y mira… Mis alas no sirven para volar, no son como las tuyas.

El padre le contestó:

-Hijo, para volar hay que tener el suficiente espacio para que las alas se desplieguen, al igual que los humanos y los paracaidistas necesitan cierta altura para poder saltar con garantía. Para empezar a volar deberás asumir riesgos. Claro que, si no quieres lo mejor será que sigas caminando o arrastrandote siempre…

Olgui la desaparecida

Olgui estás en busca y captura, preparaté porque como no nos pongas al día de tus quehaceres “taxiseros operatiles“,¡ te vas a enterar!. Ya sabes que mis venganzas son de lo peor. Tenemos una “compi” llamada Emma que nos escribe desde Lérida solidarizándose contigo y contándonos muchas anécdotas al respecto. Me sonó eso de la dentadura postiza, jeje. Ya la he dicho que se nos apunte y nos escriba algo, estamos deseando aprender cosillas y sobre todo de gente tan maja.

De momento para no perder la costumbre os contaré como conocí a Olga, ella estudiaba en el colegio San José, un colegio de monjas de Santander. Allí hacía el BUP. Recuerdo que yo estudiaba Administrativo en una academia cercana y a la salida iba a buscarla a la salida de clase. Luego nos veniamos todas juntas para casa.

Allí conocí a un montón de gente. Pero lo que más gracia me hizo fué conocer a sor Maria Luisa, ¡que mujer!. Era una monjita carismática donde las haya. Hicimos la confirmación con ella, y la verdad que muy bien, ¡que mujer aquella!.

De aquella época recuerdo sobre todo las salidas, íbamos todas a fumar como cosacas. Las risas que nos pasábamos, hablando de esta, la otra, el otro. Ya empezábamos a salir en pandilla y había mucha miga para contar. Sobre todo planeando el fin de semana. A los 15 años, ya se sabe.

Recuerdo también a la gente de Cualladó, una empresa de transportes que estaba al lado del colegio. Una gente estupenda, nos mimaban a tope, nos acercaban a casa, se reían con nosotras, vacilaban..ya sabes. Pero tengo un recuerdo muy bueno de ellos. De Miguel, Jose y Luis (los jefes), la “secre”, los repartidores y alguno más que se me olvida el nombre, aunque seguro que olgui se acuerda. Ella para estas cosas tiene memoria de elefante. Espero que ella me refresque la memoria…si es que aparece….si alguien la encuentra por favor dejen mensaje, habrá recompensa. Les dejo foto para que puedan identificarla mejor. Diganla que la echamos de menos, buahhh, buahhhh…

Foto de Olgui

Vamos a ganarnos el Jubileo

El buen amigo Situco ha creado un nuevo blog: Ganando el Jubileo

Me ha invitado a colaborar en él como buen cruceno que es, y yo os invito a todos que conozcáis lo que es un peregrinaje contado día a día con todos sus pormenores. Gentes, lugares y sobre todo mucho humor y anécdotas.

Asi que vamos a ver todos como nos ganamos el Jubileo, caminando y apechugando¡¡. Este hombre nos va a matar¡¡¡, es que no para¡¡. Pero Situ lleva la gaita por lo menos, eh?…o la moto…

Situco y su moto

La mirada del amor…

Como Blancaflor está de cursillo… os subo este post… ¿me dejas, Blancaflor?

mirada.jpg

Me encanta esta foto, esa mirada.

Recuerdo una historia de las de siempre y que me viene a recordar la condición humana, lo volubles que somos, algo que no nos pasará nunca con los animales, ellos sí son fieles….

Había una vez en un pais de donde es la dueña de esa mirada… un rey que se enamoró perdidamente de una de sus súbditas, una muchacha preciosa, muy bonita y agradable en el trato con las gentes, el rey nada mas conocerla quedó prendado de ella y decidió hacerla su esposa.

Sólo veía por ojos de ella y todo lo que hacía le parecía bien.

En una ocasión, como ella vivía en palacio, la avisaron que su madre se había puesto enferma, mandó preparar la carroza real y fué al pueblo donde habitaba su familia para estar al lado de su madre, no reparó en que estaba castigado con pena de muerte el hacer uso de la carroza real. Enterado el rey solamente comentó: “¡que amor a su madre !, no reparó que estaba castigado con la pena de muerte para estar a su lado”.

En otra ocasión estando sentada en los jardines tomando el sol y comiendo fruta se acercó el rey para estar con ella y le ofreció la manzana que estaba comiendo, el rey se puso muy contento ya que su esposa compartió la ultima manzana que quedaba…

Con el paso de los años el rey perdió interes en su esposa, ¿el motivo? no se sabe…, y recordando con su amigo los acontecimientos de su vida matrimonial le comentaba…

“… una vez, desafiando la orden real hizo uso de la carreta a pesar de estar castigado su uso con la pena de muerte… y en otra ocasión me ofreció una fruta que ella había empezado a comer…”

Las acciones se pueden ver de distinta forma en función de nuestro estado de ánimo, lo importante es saber discernir cual de las interpretaciones es la correcta.

A lo ligero

Esta música me recuerda mucho a mi abuela. La encantaba este folklore de nuestra tierruca que es Cantabria. Sobre todo la gustaban las coplillas “ a lo pesao” y “a lo ligero“, tocadas con el rabel. Hoy os pongo una pequeña muestra de este tan tradicional folk que es el nuestro. El grupo se llama Ramidrejos. Vaya mi saludo para Situ, que siempre me recuerda cosas de allá. Y mis mejores deseos a todos en este año que acaba de entrar. Felicidad para todos¡¡