¡Cómo somos los humanos!

uvas

Este cuento nos le ilustra nuesta amiga la “señora de las uvas”, bueno, Merche, pero como ha hecho recientemente un trabajillo sobre UVAS, pues el otro amigo, JB la bautizó… re-bautizó, porque también es la “señora de las harinas” por sus magníficos postres…

Pensando en una serie de acontecimientos que me han sucedido en esta semana me vino a la memoria un cuento de Bucay a propósito de la condición humana… y le voy a relatar tal y como me viene a la mente, por lo general pillo las ideas y despues de un tiempo le relato a mi manera, creo que se debe pillar la esencia, para adornarlo… cada uno tiene su imaginación.

Había un pequeño país Uvilandia (de este nombre me acuerdo, me llamó la atención y viene al pelo), muy rico ya que disponía de gran cantidad de viñedos, todos sus habitantes poseían grandes cantidades de terreno plantadas con esta planta, consecuentemente tanto las uvas como sus caldos eran famosos y muy apreciados.

Además estaba regido por un gobernante, un rey, todo amabilidad y bondad… su máxima preocupación era buscar la fórmula para que sus súbditos pagasen cada vez menos impuestos y tuviesen más servicios… vamos, buscar la cuadratura del círculo… pero él lo intentaba..

bodega

Una noche en sueños le vino una idea… si cada uno de los 20.000 habitantes le proporcionaban un litro de vino de su cosecha… con esa cantidad de litros se podrían vender y de esta forma sufragar los gastos del reino. Al fin y al cabo un litro de vino no iba a suponer nada gravoso a nadie y el beneficio sería bueno para todos…

Dicho y hecho, el rey publicó un bando con esta propuesta que fué muy bien aceptada por todos…

En la época posterior a la cosecha y ya con el vino preparado llegó el día de recoger todos los litros… se hizo un enorme barril en el cual irian depositando todo lo recogido, los 20.000 litros. Y comenzaron a desfilar cada habitante con su jarra de un litro y echandola al barril. Al atardecer y ya habiendo pasado todos sus habitantes y depositado su vino el rey quiso probar aquel manjar, dado que las uvas eran similares el resultado sería fantástico…

El somelier sacó una prueba y la depositó en la copa de oro del rey, el rey lo probó y abrió enormemente los ojos… NADA, no sabía a NADA… instó al somelier a que sacase otra prueba pero del centro del barril…. tal vez lo ultimo no habria mezclado bien… volvió a probar y…NADA, insípido tambien… nueva prueba esta vez del fondo… el mismo resultado… aquel vino era insipido e incoloro…

Reunió a los sabios y alquimistas para que le diesen explicación de aquel fenómeno, el vino se había convertido en agua… y el más anciano sin dudar se la proporcionó…

“Majestad, todos están contentos con vuestra gestión, pero … la condición humana… por ejemplo… Romual cuando salía de casa con su familia ha pensado… entre todos esos litros, 19.999, no se va a notar si yo llevo la jarra con agua… será inapreciable entre tal cantidad… y así lo ha hecho… y no se habría notado, evidentemente, si el resto de los habitantes no hubiesen pensado como el…”

No se donde estará Uvilandia pero podría encontrarse en cualquier continente ¿o no?. Los humanos somos así, incluso en una minucia a veces “nos pringamos”.

¿Me dejas situ que cuente?

Regularmente Situco es nuestro cuenta cuentos preferido. Pero esta tarde de Sábado retomé un poco mi lectura y quería compartir un “cuentuco” de Bucay . Situco me lo descubrió y desde luego tiene unos cuentos apasionantes, sobre todo con mucha ciencia cierta. Hay varios que me gustan pero este en particular demuestra muchas cosas, aplicables a la vida real.

El Portero del prostibulo

Este cuento nos habla de un pueblo donde había un prostíbulo. No había oficio peor visto y pagado que ser portero de dicho negocio. Lo ejercía un hombre que no sabía leer ni escribir, no había ejercido ningún otro tipo de actividad. Simplemente lo heredó de su padre y ahí estaba el buen hombre. ¿Qué podía hacer?.

Un día el propietario murió y se hizo cargo del prostíbulo su hijo. Un joven con muchos pajaritos en la cabeza, de la noche a la mañana decidió que había que modernizar todo aquello y eso pasaba por renovar métodos de trabajo. Al portero le dijo que quería una planilla semanal, con detalles de todas las personas que entraban y demás. Preguntando como les habían atendido, sugerencias y comentarios. El hombre muy acongojado le dijo que lo sentía pero no sabía leer ni escribir. Entonces el nuevo dueño le dijo que lo sentía pero no estaba dispuesto a tener en plantilla a alguien que no pudiera realizar su trabajo en condiciones y por supuesto no podía esperar a que aprendiese, asi que lo echó a la calle directamente. Le pagó una indemnización y le deseó suerte.

El hombre que nunca había ejercido otro encargo sintió una gran desesperación. ¿Qué iba a hacer ahora?. Recordó que a veces en el prostíbulo cuando se rompía una cama, o una pata de un mueble, él con unos clavos y un martillo se las ingeniaba para arreglarlo y entonces pensó que podía ser una actividad mientras le salía algo.

En su casa sólo tenía unos clavos oxidados y una vieja tenaza, entonces pensó que tenía que comprar una caja de herramientas. Usaría parte de su indemnización . Entonces se puso a buscar en su pueblo una ferretería pero se enteró que no había y si quería comprar sus herramientas tendría que ir al pueblo vecino. Eso suponía cuatro días en mula, dos de ida y dos de vuelta.

Pero él ni corto ni perezoso para allá que se fué y trajo una buena caja de herramientas. No se había ni quitado las botas, cuando tocaron a su puerta. Era su vecino, venía a pedirle prestado un martillo. Le dijo que acababa de comprarlo para usarlo y trabajar, ya que se quedó sin empleo. Si se lo devolvía temprano no le importaba prestárselo. Así quedó la cosa y el vecino cumplidor le devolvió el martillo como habían acordado, pero le dijo que aún lo necesitaba que porqué no se lo vendía. El buen hombre alegó que lo necesitaba para trabajar y que la ferretería estaba a 2 días.

El vecino le sugirió un trato, él le pagaba los dos días de ida y dos de vuelta, más el precio del martillo. Como el buen hombre estaba sin trabajo no le importó y accedió. Así por lo menos tenía 4 días de trabajo. Pero al volver otro vecino le esperaba en su puerta. Se había enterado del trato con su vecino y venía a proponerle si podría ir y comprarle unas herramientas. Estaría dispuesto a pagarle los días de viaje y una ganancia extra por la herramienta, ya que él no podía perder cuatro días para ir a buscarlo. El ex-portero abrió su caja de herramientas y el otro vecino escogió unas piezas. Le pagó y se fué.

El buen hombre recordó lo que el último vecino había dicho ” no todos podemos perder 4 días para ir a comprar“. Pensó que si eso era así, mucha gente podría necesitar que él viajara a traer herramientas. En ese viaje decidió arriesgar un poco del dinero que le quedaba, trajo más cosas de las que había vendido, así también ahorraba tiempo en viajes.

La voz empezó a correrse por el pueblo. Ya el hombre una vez por semana, viajaba y compraba lo que necesitaban sus clientes. Pronto entendió que si encontraba un lugar donde almacenar las herramientas, ahorraría en viajes y en dinero. Alquiló un almacén, lo arregló y así en unas semanas se convirtió en la primera ferretería del pueblo. Todos estaban muy contentos y compraban en su negocio. Ya no viajaba, de la ferretería del otro pueblo le mandaban los pedidos.

Con el tiempo, su negocio fué creciendo porque incluso venían de los pueblos pequeños más lejanos. Un día se le ocurrió que su amigo el tornero, podría fabricar para él las cabezas de los martillos, las tenazas…pinzas…cinceles..clavos…tornillos…

Asi que en diez años aquel hombre se transformó en un millonario fabricante de herramientas. El empresario más poderoso de la región, incluso decidió donar a su pueblo una escuela. Allí se enseñaría además de a leer y escribir, todos los oficios más prácticos de la época.

El alcalde organizó una gran fiesta de inaguración y una importante cena en su honor. A los postres, el alcalde le entregó las llaves de la ciudad y le pidieron que pusiera su firma en la primera hoja del libro de actas de la nueva escuela.

El hombre les dijo que sería para él un orgullo poder firmar pero no sabía leer ni escribir. El alcalde perplejo, no podía creerlo,¡ un hombre que había construido un imperio industrial!. Entonces fué cuando le preguntó, ¿qué hubiera hecho usted de haber sabido leer y escribir?. Entonces el hombre con mucha calma le respondió: Si yo hubiera sabido leer y escribir… sería portero de prostíbulo.

Ahí queda eso…

El vino de Blancafort

Conca de Barbera

El amigo Antón me dejó un dato curioso; era la correspondencia de mi nick con un vino blanco del municipio de Blancafort en Tarragona. Como soy un pelín curiosa para allá que me fuí.

El municipio en cuestión se halla en la parte central de la comarca de la Conca de Barberá, tiene una extensión de unos 14 km2 y forman su población 395 habitantes. La agricultura es la principal actividad de la zona, siendo el cultivo de: cereales, almendros y olivos junto con la viña, su más importante riqueza.

bodegas blancafort

La Bodega Cooperativa Blancafort fundada en 1896, dispone de la tecnología y el  saber, para elaborar vinos de gran calidad. Destacan los de Blanca-flor, en todas sus variedades. Así como la mistela y el vermut que comercializa la misma cooperativa.

En un reciente concurso obtuvo premios a su mejor vino rosado joven, así como al vino blanco fermentado o criado en barrica. Asi que todo un hallazgo este vino de Blanca Flor. Gracias Antón, he descubierto otra cosilla más. Espero algún día poder degustarlo a tu salud.

Enlaces de interés y fuentes de info:

 D.O Conca de Barberá

Relación de vinos premiados 

Blancafort

Ruta del Cister 

Te lo agradezco niño pero no…

Llevo dos días escuchado en la guagua (autobús para los peninsulares 😉 ), una cancioncilla que en un principio me pareció curiosa, pero luego tiene su porqué y creo que ya me ha llegado a trasmitir cierta cosilla, que a su vez, quisiera mostraros. Cuando la escucho me recuerda a Olgui, mi manilla, no sé porqué será…Bueno, pues lo dicho a ella se lo dedico y lo comparto con todos vosotros. Y ella, ¡que lo vaya pillando!, para que se lo diga a más de uno. Oirla bien porque tiene su intringulis. Buen día para todos.

Ahí tenéis a Alejandro Sanz vs Sakira.