¿Como esta tu corazón?

Mi amiga YVY me pasó esta historia que yo habia perdido… me encanta.

Un día un hombre joven se situó en el centro de un poblado y proclamó que él poseía el corazón más hermoso de toda la comarca.
Una gran multitud se congregó a su alrededor y todos admiraron y confirmaron que su corazón era perfecto, pues no se observaban en él ni máculas ni rasguños. Sí, coincidieron todos que era el corazón más hermoso que hubieran visto.

Al verse admirado el joven se sintió más orgulloso aún, y con mayor fervor aseguró poseer el corazón más hermoso de todo el vasto lugar.

De pronto un anciano se acercó y dijo: “¿Porqué dices eso, si tu corazón no es ni tan, aproximadamente, tan hermoso como el mío?

Sorprendidos la multitud y el joven miraron el corazón del viejo y vieron que, si bien latía vigorosamente,

éste estaba cubierto de cicatrices y hasta había zonas donde faltaban trozos y éstos habían sido reemplazados por otros que no encastraban perfectamente en el lugar, pues se veían bordes y aristas irregulares en su derredor.

Es más, había lugares con huecos, donde faltaban trozos profundos.

La mirada de la gente se sobrecogió “¿Cómo puede él decir que su corazón es más hermoso?”, pensaron …

El joven contempló el corazón del anciano y al ver su estado desgarbado, se echó a reír. “Debes estar bromeando,” dijo. “Compara tu corazón con el mío… el mío es perfecto. En cambio el tuyo es un conjunto de cicatrices y dolor.”

“Es cierto,” dijo el anciano, “tu corazón luce perfecto, pero yo jamás me involucraría contigo”…

Mira, cada cicatriz representa una persona a la cual entregué todo mi amor. Arranqué trozos de mi corazón para entregárselos a cada uno de aquellos que he amado.

Muchos a su vez, me han obsequiado un trozo del suyo, que he colocado en el lugar que quedó abierto. Como las piezas no eran iguales, quedaron los bordes por los cuales me alegro, porque al poseerlos me recuerdan el amor que hemos compartido.”

“Hubo oportunidades, en las cuales entregué un trozo de mi corazón a alguien, pero esa persona no me ofreció un poco del suyo a
cambio. De ahí quedaron los huecos.

Dar amor es arriesgar, pero a pesar del dolor que esas heridas me producen al haber quedado abiertas, me recuerdan que los sigo amando y alimentan la esperanza, que algún día, quizás, regresen y llenen el vacío que han dejado en mi corazón.”

¿Comprendes ahora lo que es verdaderamente hermoso?”

El joven permaneció en silencio, lágrimas corrían por sus mejillas.
Se acercó al anciano, arrancó un trozo de su hermoso y joven corazón y se lo ofreció.

El anciano lo recibió y lo colocó en su corazón, luego a su vez arrancó un trozo del suyo ya viejo y maltrecho y con él tapó la herida abierta del joven.

La pieza se amoldó, pero no a la perfección. Al no haber sido idénticos los trozos, se notaban los bordes.

El joven miró su corazón que ya no era perfecto, pero lucía mucho más hermoso que antes, porque el amor del anciano fluía en su interior.

Recibe un pedazo de mi corazón…

(Anónimo)

¿Tu haces planes?

Hace mucho que no cuento ninguna de esas historias que en su día leí de un libro que me gustó mucho, como siempre digo, me quedo con la moraleja y distintos retazos pero que después pincelo a mi modo…

Ayer hablaba con una amiga que me pidió una historia para su boda, la recomendé una que me pasó mi amiga Olgui, una historia preciosa en verdad… la podeis ver en este apartado de El Cuentista… el título es sencillo… mi amiga me trata de “maestro” jajaja que mas quisiera, pero claro, los amigos ven con el corazón… gracias de nuevo Olgui.

Pues bien, cuando pregunté a mi amiga por la fecha de su boda me dijo… el años que viene en junio…. ¡joder! (con perdón) me acordé del cuento del oso y se le conté… claro, consejos vendo y para mi no tengo… yo también hago planes a tiempo vista…

“Había en una ocasión un rey en la Rusia de hace años el cual amaba mucho a los osos, e incluso tenía uno, los osos jugueteaban y vivian a sus anchas en los bosques de su país, estaban protegidos hasta tal punto que no se podía cazar en ellos ninguna especie para que los osos tuviesen alimento fácil.

Pues bien, un campesino que tenía necesidad de alimento para su familia fué detenido por cazar en los bosques, la pena, la mayor, la muerte.

Estando escuchando la sentencia y una vez oída dijo:

“-Majestad, es una pena que pierda usted al mejor domador de osos del mundo, la única persona que es capaz de enseñar a hablar a estos animales…”

El rey no podía dar crédito a lo que oía… su oso, el que dormía en su alcoba podría hablar… que mejor guardian y amigo si encima hablase… Pensando en todo ello y en lo fabuloso que sería le dijo..

“-Dado que sería un pérdida irreparable tal como dices… te doy el plazo de un año para que enseñes a hablar a mi oso, si no… serás decapitado sin dilación.”

El campesino quedó libre y se fué para su casa… comentó lo sucedido a su esposa y ésta le dijo:

“-Ppepepepepepero si tu no tienes ni idea de osos, ni de domarlos ni de nada, y menos aún enseñarles a hablar…, morirás sin remedio…”

A lo que el campesino le respondió..

“-Tengo el plazo de un año para hacerlo… y durante ese tiempo… puede morir el rey, o yo… e incluso… que el oso milagrosamente consiga hablar…”

Pues bien, supongo que al menos ganó un año de vida… o mas…

No es corriente hacer según que planes de futuro pero … la ilusión no nos la podrán robar…

Hasta otra.

La amistad

Hoy recordé desde pequeñita hasta ahora lo que representaban para mí muchas personas. Me acordé de mi hermanilla, lo más guapo de Santander, de todo lo pasado, de nuestra epoca de los 15 años (divino tesoro). Nuestras dos hermanillas que están en Figueras y que aunque pase el tiempo no nos olvidamos de ellas.

Recuerdo a tanta gente que he conocido y a la que he cogido tanto cariño, por ser buena gente ante todo. Otros en cambio me han defraudado, pero cada uno allá con sus miserias. Siempre he dado mi mano sin pedir nada a cambio y yo creo que a pesar de no pedir, a cambio, he recibido mucho. Porque el querer lo que hace es que te sientas bien contigo mismo y sobre todo hacer las cosas de corazón.
He conocido a muchas personas, directa e indirectamente. Amigos en la red, que son ya como de mi casa. Amigos que he conocido en la red y luego fisicamente , de los que puedo decir que han sido uno de los hallazgos de mi vida, porque realmente no me he equivocado en nada al catalogarlos y de los que espero seguir disfrutando durante mucho tiempo en su compañía. Hoy casualmente ví a uno de ellos que se había despedido, creo que por pasar una mala racha que él mismo dijo tendría que requerir todo su tiempo. Esas cosas me entristecen, pero al mandarle un mensaje y contestar, ví que todo iba bien, lo cual agradecí ya que sólo los buenos deseos pueden ayudar.

Hay amigos de los que hace tiempo que no sé nada, pero si sé que una llamada, un mensaje, cualquier cosa, ¡zas!, los devuelve a la vida y te llena de alegría. Lo mejor, poder compartir las alegrías y las tristezas. Por eso y por más cosas, creo en la amistad y creo en vosotros. Están todos los que son y son todos los que están.

Compañeros de fatigas

Y ahora un cuento arabe sobre la amitad que leí hace tiempo:

Dice la leyenda que a un oasis llega un joven, toma agua, se aseó y preguntó a un anciano que estaba descansando:

¿Qué clase de personas hay aquí?

El anciano le contestó: – ¿Qué clase de gente hay de donde vienes tú?

Un grupo de malvados y egoistas, estoy encantado de haberme ido de allí, contestó el joven.

A lo que el anciano le respondió: –Lo mismo has de encontrar aquí hijo mio.

El joven se marchó contrariado, al cabo de un rato otro joven se acercó al vergel y le hizo al anciano la misma pregunta que el anterior: – ¿Qué clase de gente vive aquí?.

A lo que el anciano volvió a responder: ¿Qué clase de personas hay de donde vienes tú?

Un magnífico grupo de gente, honestas, amigables, generosas, me duele mucho haberme tenido que ir de allí, contestó el joven alicaido.

El anciano lo miró y brillandole los ojos le contestó: –Lo mismo has de encontrar aquí.

Un hombre que había visto toda la escena le preguntó al anciano, como era posible contestar lo mismo y que fuera tan diferente la respuesta a la vez, le contestó con estas palabras:

Cada uno lleva en su corazón el medio ambiente donde vive. Aquel que no encontró nada bueno en los lugares donde estuvo no podrá encontrar otra cosa aquí. Aquel que encontró amigos allá podrá encontrar amigos acá.

Memorando a mi amigo Situ, el cuentacuentos

Miedos: “a la verdad”

ciego.jpg

Resulta que hablando hace poco con una amiga me di cuenta de que a veces tenemos miedos, en la mayor parte justificados pero… parece una tontería para el que “no tiene miedo en ese dia concreto” pero para los demás…

Me vino a la mente un cuento de los de Bucay… ahí os va, a mi manera, claro…

Resulta que en un pueblo muy lejano había un matrimonio en el que el marido llevaba ciego muchos años como consecuencia de un accidente .

Llegó en una ocasión un doctor a pasar unos días de vacaciones y al coincidir con el ciego y observar su dolencia le propuso someterse a una operación, que ademas era sencilla y de apenas riesgo, para poder recuperar su vista. El ciego lo consultó con su esposa y acordaron pensarselo…

Al final la operación no se llevó a cabo por las innumerables excusas que puso la esposa del ciego… aunque su verdadero MIEDO era que se veia “vieja, descuidada y fea” y no quería que su esposo la viese asi…

Si encima nuetros miedos afectan a los demás…

Hasta otra.

Las cucharas…

cuchara-madera.jpg

Leí hace tiempo un cuento de Bucay q tiene relación con el vivir diario … Se titulaba:

EL PAIS DE LAS CUCHARAS LARGAS

Era un viajero q llegó a un extraño país, un país q solo tenía una casa, una enorme casa…

A la entrada había un cartel en el q ponía PAIS DE LAS CUCHARAS LARGAS.

Como la curiosidad era innata en él se adentró en ella para ver y poder contar…

Una vez dentro d la enorme casa, en el hall, encontró otro cartel en el q estaba escrito: “Este país tiene solamente dos habitaciones, la BLANCA y la NEGRA” .

Decidió visitarlas, y como le daba igual… se dirigió a una d ellas, la negra, después de recorrer un laaaaaaargo pasillo, a pocos metros de la puerta oyó lloros y gemidos…a punto estuvo de volverse…una vez dentro vio el motivo de esos lamentos.

La habitación era enorme, una mesa enorme con multitud de personas con unas largas cucharas d madera q salían de sus manos q alcanzaban a los manjares que había en la mesa, pero los lamentos eran porque el tamaño de las mismas era el doble de sus brazos, con lo cual no podían llevarse la comida a la boca.

Salió de allí rápidamente y se dirigió a la otra habitación…

No se oían lamentos sino conversaciones y alguna risa…entró y vio una escena similar a la d la otra habitación pero aquí los comensales se daban de comer los unos a los otros…

Supongo q si en esta vida actuásemos como los habitantes de esta última habitación todo iría mejor ¿no?

y tu…¿que dejas?

datilera2.jpg


Hace mucho que no contaba ningún cuento, bueno, más que contar se trata de recordar alguno de los que leí en su día de los libros de Bucay.

La verdad es que me gustaron cuando los leí y supongo que han ayudado a pensar a algun@s de mis amig@s, bueno, supongo y lo sé positivamente…

Hace unos días, y no recuerdo el motivo, me vino a la mente la historia que os relataré a continuación, fue por algo de “dejar para las siguientes generaciones…”

“Estando en una ocasión el anciano XXXX en el oasis de Ramsenuk (imaginario, claro), plantando unos dátiles, cuando más calor hacía, llegó su vecino YYYY, un joven y rico comerciante el cual al ver al anciano en esos menesteres con el sol en lo algo cayendo sobre ellos le dijo:

-Amigo XXXX, ¿que es lo que estás haciendo que no puede esperar, además con este calor…?

-Pues estoy plantando unos dátiles…

-Amigo, no se porque te molestas en plantarlos, mira, no es que te quiera mal, pero una palmera tarda al menos 50 años en crecer y dar fruto… y teniendo en cuenta tu edad no vas a disfrutar de ello ni sacar fruto a tu trabajo… ven conmigo a tomar un té fresco a mi tienda…

-Pues mira, supongo que los dátiles que me como los plantó alguien que tampoco disfrutó de estos frutos y sin embargo lo plantó, así unos nos aprovechamos y disfrutamos de lo que otros hicieron… cuando acabe tomaré gustoso ese té.

-Acabas de darme una buena lección, toma esta bolsa de monedas, justo es compensar al maestro por sus enseñanzas…

-Jejeje, ¿ves? Hace un momento me decías que no iba a sacar beneficio de mi labor y ya me he recibido dado una bolsa de monedas de oro …

-Tienes razón, gracias por tus enseñanzas, toma otra bolsa por ser tan paciente conmigo..

-Sin pretender recoger ningún beneficio no solamente he cosechado una sino dos bolsas de monedas… así es la vida…

-Amigo XXXX, te espero en mi tienda para tomar el té ya que de seguir así seguirías dándome lecciones y tendría que darte toda mi fortuna…

Mi moraleja: haz las cosas sin esperar beneficios… posiblemente los recibas cuando menos lo esperes y si no es así… no pierdes nada, y ganas la satisfacción de haber hecho lo que querías.

El Carmen

Esta noche y como ya es tradición se celebra la noche del Carmen, miles de personas peregrinan a la ermita del Carmen en Revilla de Camargo para visitar año tras año a la Virgen del Carmen, patrona de los marineros. La gente que realiza promesas acude incluso descalza y realiza su camino.

En la puerta la gente pone las velas con sus peticiones, y acuden a las misas que se celebran en su honor. La celebración religiosa se une a la fiestera, donde la romería, verbena y fiesta se une a la devoción. Yo en su día la he visitado y siempre me ha apoyado en mis peticiones y promesas. Este año tengo al amigo Situco que pondrá una vela por mí, lo cual le agradezco inmensamente.

Procesion maritima

Mañana, desde el Barrio Pesquero en Santander, al igual que en multitud de lugares,  sacarán a la Virgen a pasear por la bahía en un barco pesquero, al que acompañaran pequeñas embarcaciones. Es un acto muy emotivo que siempre me ha encantado. Este año la veré pasear por aguas Atlánticas, por la playa de las Canteras. Los pescadores de la Isleta la sacarán en sus pequeñas embarcaciones a pasear para que todo el mundo pueda verla y saludarla tirándola flores.

Mi felicitación a todas las Carmenes, Carminas, Carmencitas, Mensis, Carmenchus y Maria del Carmen.

Y como colofón la Salve Marinera dedicada a Nuestra señora del Carmen

virgen del carmen

Salve, Estrella de los mares,
de los mares iris, de eterna ventura.
Salve, ¡oh! Fénix de hermosura
Madre del divino amor.
De tu pueblo, a los pesares
tu clemencia de consuelo.
Fervoroso llegue al cielo y hasta Ti,
y hasta Ti, nuestro clamor.
Salve, salve, Estrella de los mares.
Salve, Estrella de los mares.
Sí, fervoroso llegue al cielo, y hasta Ti,
y hasta Ti, nuestro clamor.
Salve, salve Estrella de los mares,
Estrella de los mares,
salve, salve, salve, salve.